PARA SABER MÁS

Blue Monday, ¿por qué hoy es el día más triste del año?

Está asociado con la depresión post fiestas de Navidad y Año Nuevo.

La denominación surge a partir de un trabajo del psicólogo británico Dr. Cliff Arnall, quien en 2005 ideó una fórmula matemática que buscaba explicar los ‘blues’ -"bajones", en inglés- de esta época del año.

La fórmula de Arnall consideró factores como el clima (en su caso, el frío del hemisferio norte) y el tiempo que pasó desde la Navidad y el Año Nuevo, época en que se renuevan buenos propósitos que luego no se pueden cumplir, lo que genera desmotivación.

Según la Office for National Statistics (ONS), el 16% de los suicidios masculinos, y el 17% de los suicidios femeninos ocurren un lunes, en comparación con el 13% en un fin de semana. Además de esto, el "Blue Monday" viene cargado de toda la presión post-navideña y la lucha añadida, para muchos, de adoptar un nuevo hábito o rutina, junto con el comienzo de la semana, después de descansar durante el sábado y el domingo.

Cinco planes para evitar el "Blue Monday"

1- Reunirse con amigos

Con el paso del tiempo, nuestro tiempo – valga la redundancia- se limita cada vez más. Los horarios y la agenda de trabajo no perdonan, por lo que las horas de ocio se reducen, y a veces no queremos ni necesitamos más que película al finalizar el día. Sin embargo, un buen amigo que hace tiempo que no ves o un familiar con el que compartir una tarde de buena charla y risas es no solo maravilloso, sino necesario y hasta terapéutico para pasar el tercer lunes del año.

2- Salir a cenar y/o bailar

Siguiendo el plan anterior, quizás un par de horas se les queden cortas a un par de buenos amigos que hace lustros no se ven. Por ello, si el plan inicial era una cerveza, siempre el tema puede extenderse en una buena cena improvisada y, hasta se podría terminar la noche a puro baile.

3- Andar en bicicleta

No hay nada más saludable y placentero que un paseo en bicicleta. Un plan simple que pone en movimiento, libera endorfinas y pone en contacto con el aire libre. Se puede improvisar una ruta nueva hacia ese rincón de la ciudad que aún no se recorrió o ir por un camino ya se conoce.

4- Cuidar el cuerpo

Las horas de trabajo frente a la computadora superan con creces a las del tiempo de ocio, por lo que cualquier plan que que implique mimarte, cuidarte y relajarte será bienvenido. Existe un sinfín de planes en este sentido, dependiendo de los gustos, necesidades y presupuesto. No obstante, una buena clase de yoga seguida de una sesión de spa puede ser una opción general bastante recomendable. Tanto tu cuerpo como tu mente te lo agradecerá.

5- Visitar una exposición de arte

La perspectiva de un artista siempre da la la posibilidad de sumergirse en otros mundos, culturas o experiencias, algo que sirve para cambiar el foco en un día en el que estemos centrados en nuestros problemas. Buenos Aires tiene una gran oferta cultural todo el año, así que no hay excusas para no buscar una exposición que nos interese. En el Malba, por ejemplo, actualmente hay una muestra con las obras del artista Pablo Suárez.